Nosotras


Mi nombre es María Badowski y soy la creadora de Badowska Lencería. Nací en la ciudad de Puerto Madryn en 1986. Casi por casualidad me interesé por las carreras de Diseño de Indumentaria y Diseño Textil, gracias a la sugerencia de mi hermana mayor de explorar otras carreras que no fueran Medicina (la que yo había elegido, la carrera de mis viejxs). Además, viéndolo en retrospectiva, creo que la influencia de mi abuela Negra, que era modista, fue muy grande. Como en mi ciudad natal la carrera no estaba disponible, en el año 2005 me mudé a Capital Federal para poder estudiar.

Mi paso por la universidad me dio disciplina y me enseñó a materializar mis proyectos. Finalmente, en 2012 me recibí de Diseñadora de Indumentaria y Textil (UBA). El año anterior, mientras terminaba la carrera, hice una especialización en lencería y corsetería. Al completarla lancé una primera colección de 50 bombachas y así fundé mi primera marca de indumentaria, a la que llamé “Las Cachas”. ¿Por qué me embarqué en el mundo de la lencería? Me llamaba la atención la minuciosidad que requiere el diseño en pequeñas prendas.

Poco a poco fui agregando talles, tejidos e incorporé corpiños y portaligas. La marca se distinguía por la combinación de telas y estampados que no solían verse juntos, los diseños eran estridentes y arriesgados. En aquel momento yo realizaba todas las tareas que mi emprendimiento requería: el aspecto creativo, la moldería, las muestras, la compra de las telas y elásticos. Y al mismo tiempo me capacitaba para ser emprendedora.

Sin embargo, aún no me abocaba exclusivamente a la lencería. Durante el año 2013 fui ayudante de Diseño Textil III en la Cátedra Martin (FADU), donde corregía los proyectos de otrxs estudiantes; una tarea muy desafiante, porque me obligaba a pensar cuáles eran mis criterios técnicos y artísticos a la hora de evaluar un trabajo. 

Entretanto, iba aprendiendo de mi emprendimiento, mejorando la moldería, el calce y conociendo las necesidades de mis clientas. En 2014 decidí cambiarle el nombre y ponerle mi apellido, que es polaco, y cuya declinación en femenino es Badowska. Empecé a incorporar más talles y a proponer diseños más jugados. Ya tenía claro que no quería hacer más de lo mismo, quería crear una marca que se distinguiera de las demás y así darle la posibilidad a todos los cuerpos de jugar con la sensualidad.

Paralelamente, durante el año 2015 trabajé de formar temporal en el sector de Vestuario y Sastrería del Teatro Colón, donde también realicé asistencia de vestuario en funciones. Lo disfruté mucho: amaba el trabajo artesanal, manual y artístico que implicaba producir el vestuario para las óperas y los ballets. Fabricábamos en algunas obras el vestuario completo, ayudábamos a las bailarinas a vestirse y de pronto todo nuestro trabajo se encontraba desplegado en escena. Recuerdo con particular cariño El lago de los cisnes. 

Además, entre 2016 y 2018 fui docente en la fundación Cosiendo Redes, en TIFF y en el Instituto IDAM. Allí enseñé moldería, costura, diseño de indumentaria, materiales textiles, entre muchos otros contenidos. Me alegraba encontrarme con personas que compartieran mi pasión por el diseño y la confección.

A fines del 2018 alcancé mi sueño: la dedicación exclusiva a Badowska. Mi marca me permite trabajar de forma independiente (siempre fui emprendedora, durante mi infancia producía de todo: velas, pochoclos, pulseras, y lo vendía en el barrio) y hacer lo que más me gusta: crear. Además, cuento con un equipo que también trabajan para que Badowska sea posible: entre ellas, Julia Bermejo (asistente), Sandra (confección), junto a fotógrafas, maquilladoras, comunicadoras, diseñadoras gráficas y hasta una filósofa que redacta textos para la marca.

Badowska me ayudó a dejar de luchar contra lo que soy. Ahora diseño desde mi cuerpo, un cuerpo que la sociedad considera equivocado. Gracias a Badowska hoy sé que lo perfecto y aceptable me aburre. No hay nada más conmovedor que abrazar, recorrer, dibujar infinitos cuerpos con un elástico.

 ¿Hay algo más conmovedor que abrazar infinitos cuerpos con un elástico?

 

 

 

      Mi cuerpo existe contra el tejido de su ropa, los vapores del aire que respira,

el resplandor de las luces o los roces de las tinieblas.

Jean-Luc Nancy, 58 indicios sobre el cuerpo

 

Con influencias estéticas que van desde el rock hasta el bondage, Badowska es una marca de lencería que se caracteriza por sus diseños sensuales y por la versatilidad de las prendas, que pueden vestirse a diario o en ocasiones especiales y que se adaptan a cuerpos de todos los tamaños e identidades. Badowska es sinónimo de arte, placer y disidencia.

Entre nuestras prendas podés encontrar bombachas, corpiños, arneses, portaligas, bodys, tops, muñequeras, chokers y boxers. Todas ellas tienen como principal finalidad destacar la sensualidad de cada cuerpo, sin sacrificar la comodidad. Las Badowskas no comprimen ni molestan porque no incluyen en su estructura tazas soft, aros o push ups. Estos elementos se utilizan para transformar la morfología de la silueta de manera que esta encaje en el estereotipo de belleza tradicional. Sin embargo, la idea de homogeneizar los cuerpos para que cumplan con un ideal cultural es opuesta a la filosofía de nuestra marca. El desafío de Badowska consiste en brindar soporte y al mismo tiempo exaltar la belleza de cada cuerpo, celebrando así la diversidad. Para lograrlo, nos dedicamos a realizar un minucioso trabajo de moldería, utilizamos tejidos nobles y resistentes y cada año incorporamos más talles. Además, como somos conscientes de la responsabilidad que acarrea la producción y difusión de contenidos, trabajamos con modelos de diferentes figuras y colores de piel, cuyas fotos son publicadas sin retoques. Sí, así de inmenso es nuestro amor por la pluralidad.

Pero Badowska no sólo desafía los estereotipos de belleza: también cuestiona la dicotomía de género. Desarrollamos prendas que pueden vestirse más allá de la genitalidad, como los arneses, los portaligas y los chokers. Por lo tanto, estas pueden ser utilizadas por personas de todas las identidades sexo-genéricas, es decir, por todxs aquellxs que se sientan atraídxs hacia nuestros productos.

Misión Badowska: hacerlxs sentir libres y poderosxs para que exploren su sensualidad sin prejuicios.  

Finalmente, queremos remarcar que todos los aspectos de la cadena de producción se desarrollan de forma ética, desde el comienzo hasta el final.

Todos estos elementos éticos y estéticos hacen de nuestros productos algo mucho más grande que una marca de ropa: Badowska es una celebración de lo que amamos y es el mundo que soñamos.

 

 

Seguinos en: